Contacta aquí                                                                         ¿Quienes somos CUT? Resultado de imagen de mano mouse

Manifiesto CUT, 8 de marzo 2024. ENTALTO el sindicalismo feminista.


8 DE MARZO 2024

 LA NECESIDAD DE UN SINDICALISMO FEMINISTA

Manifiesto 8M CUT 2024

El viejo sindicalismo muere. Las realidades que los crearon se diluyen entre nuevas y atropelladas actualizaciones diarias de la era capitalista, ya no tenemos un trabajo para toda la vida, un lugar de trabajo donde reunirnos a comer el bocadillo, tampoco un solo jefe al que enfrentarnos unidas.

Ahora son plataformas digitales, aplicaciones informáticas a las que en muchas ocasiones hemos de hacer frente las demandas por nuestros derechos laborales. Muchas no saben dónde termina su trabajo y empieza su vida porque los horarios presenciales son continuos y hay que estar siempre disponible a través de un móvil o el cuidado las 24 h de las personas enfermas.

Que exista solidaridad entre las trabajadoras que sufren los mismos abusos es muy complicado cuando no hay otras trabajando codo con codo.

No podemos ajustarnos a una sola reivindicación laboral cuando toda nuestra vida está en manos de la producción.

El sindicato es la tradicional fórmula de organización de las personas trabajadoras. Estas Personas que sufren los mismos ataques a sus derechos se organizan para afrontarlos juntas como un problema colectivo, así surgen los sindicatos de clase, organizadas aúnan recursos económicos comunes, sus problemas son colectivos y no personales y afrontan sus luchas por la vía jurídica, con manifestaciones, concentraciones, huelgas y protestas.

En contrapartida la propuesta del sistema neoliberal en el que vivimos propone salir de la crisis precarizando todavía más y reduciendo los salarios, la estabilidad laboral, los servicios públicos, ayudas y prestaciones sociales.

El ataque neoliberal es un gran Goliat que hay que embestir y por eso son tan necesarias las organizaciones sindicales con la experiencia de años de lucha ya que crear asociaciones nuevas que pudiesen sustituir a estos sindicatos sin la experiencia de estos anteriores sería prácticamente imposible resistir las batallas contra el gigante neoliberal.

En vez de prescindir del sindicalismo de toda la vida, lo que hay que hacer es renovarlo, un sindicalismo renovado y feminista.

¿Por qué necesitamos un sindicalismo feminista?.

En la era del capitalismo en la que vivimos es el patriarcado el que reparte y ordena la riqueza y por tanto el reparto del trabajo. Prácticamente a nivel mundial las personas nos vemos abocadas a vender nuestra fuerza de trabajo para poder vivir dignamente, si queremos darle la vuelta a este sistema tenemos que desmontar el patriarcado como eje principal del sistema capitalista y para poder hacerlo necesitamos el feminismo, necesitamos un sistema político consciente de que las mujeres tenemos un menor precio en el mundo laboral y que defienda el acceso a las oportunidades para tener una vida digna sea cual sea el género de las personas.

Las mujeres hemos estado destinadas al trabajo de la reproducción y nunca hemos sido remuneradas por hacerlo refiriéndonos a la riqueza que se genera por la reproducción de la vida indispensable para el mantenimiento de la especie humana.

La gestación, crianza, alimentación, cuidados en situaciones de dependencia entre otros son trabajos que no se pagan.

Los trabajos más feminizados son esenciales para sostener la economía. Si consiguiésemos aumentar la conflictividad sindical en los sectores feminizados nos llevaría a un equilibrio de fuerzas en el orden económico.

El sindicalismo que quiera un cambio necesita ahondar en estos sectores esenciales y feminizados.

La lucha de las mujeres trabajadoras desde su condición de serlo debería estar en el centro de cualquier estrategia sindical que tenga por objetivo subvertir la correlación de fuerzas actual entre capital y personas trabajadoras.

El sindicalismo tradicional siempre ha tratado las luchas de las trabajadoras con paternalismo dándole una importancia secundaria queriendo tutelarlas. Un sindicalismo feminista desmantela estas jerarquías de importancia en los conflictos de las personas trabajadoras.

Estos conflictos laborales de las mujeres trabajadoras son estratégicos y necesitan liberarse del paternalismo hacia quienes las protagonizan.

Las trabajadoras más precarizadas están superando todos los obstáculos y se están organizando. Sus estrategias son un ejemplo a seguir para enfrentan las batallas que están por venir. Han aprendido a organizar sus luchas en esta precariedad laboral y saben enfrentar los conflictos sindicales que vienen en los sectores más desregulados.

En el sindicato aragonés  CUT nos orgullecemos de ser un sindicato de clase independiente, aragonesista y feminista.

 

No entendemos una lucha de clase sin tener de forma intrínseca la igualdad de género. El Colectivo Unitario de Trabajadores va más allá de la lucha por los derechos laborales dignos, somos una gran familia donde la solidaridad es nuestra piedra angular.

 

¡ENTALTO  el sindicalismo feminista!

 

La lucha es el único camino.

 

 

Revista entalto abril

Síguenos en:

Artículos anteriores

Categorías